¡Dios tiene muchísimos ladrillos

Un individuo que pasaba frente a un sanatorio mental, de repente se le pinchó un neumático.
Mientras cambiaba la llanta, sin darse cuenta le dio con el pie a la copa donde había puesto las tuercas; estas fueron a caer un una alcantarilla!

Uno de los locos que observaba la escena trepado en la pared, le gritó: “Oiga señor, quítele una tuerca a cada una de las otras tres ruedas y así podrá seguir su camino con las cuatro ruedas”

¡Qué idea tan buena! contestó el hombre. “Me extraña que lo tengan ahí encerrado. Cuando vea al director le pediré que lo saquen, ok?

Cuando ya se alejaba del lugar, sintió que un enorme ladrillo se estrelló contra el parabrisas trasero de su vehículo; visiblemente enojado paró y se bajó del auto…

Entonces el loco subido en la pared le gritó: ” SEÑOR, POR FAVOR NO SE LE VAYA A OLVIDAR”

¡Dios tiene muchísimos ladrillos para llamar nuestra atención.

2 comentarios de “¡Dios tiene muchísimos ladrillos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *