La Educación

Haciendo una reseña histórica podemos decir que la educación en El Salvador sufrió un revés cuando la guerra llegó a usurpar el camino de la paz, delimitando el terreno donde la educación y el conocimiento pondrían circular, ensuciando las aulas o salones de clases con adoctrinamiento polí­tico como de resentimiento social, motivando a la población en general a levantarse en armas, para llegar el poder polí­tico, como al poder financiero.

Error. El poder político, el económico, el crecimiento y la reducción de la pobreza se logra a través de la educación y no a través de las armas; recuerden que según la UNESCO, la educación es derecho de todos y la educación garantiza la movilidad social, individual, no bajo el enfoque consumista, sino también bajo el punto de vista espiritual; la Biblia dice: y conoceréis la verdad y ella nos hará libres. Esta verdad se refiere al conocimiento.

Fidel Castro citó y dijo: La ignorancia esclaviza al hombre, no podemos vivir en la oscuridad de la falta de conocimiento, será necesario pues como personas naturales, que cambiemos nuestra perspectiva referente a la inversión en educación, hoy necesitamos mayor protagonismo de cada cabeza de familia, para entender e invertir en la educación de nuestra familia, para reducir la pobreza como para reducir el analfabetismo a su más mínima expresión, esto traerá estabilidad familiar, financiera y política al país en general, por el simple hecho que a mayor educación mayores oportunidades, evitando la migración de miles de compatriotas a otros países del mundo, minimizando la fuga de cerebros , conservando el talento salvadoreño para el desarrollo de nuestro hermoso El Salvador.

Plantemos los desafíos a enfrentar:

1-Concientizarnos que el conocimiento es poder.

2- Planifiquemos para las futuras generaciones.

3- Desarrollemos docentes capaces de transmitir el conocimiento a otros.

4- Desarrollemos investigaciones en las áreas mayormente afectadas por la falta de educación.

5- Busquemos un sistema de acreditación para motivar a aquellos que ya se están preparando.

La educación es importante en el proceso de desarrollo personal, familiar, político y social en general, y el mejor ejemplo de ello fue Jesús quien se preparó durante treinta años para ejercer su ministerio que duró tres años enseñando la verdad encomendada por su Padre Dios, al ser enviado a caminar entre nosotros, Jesús mostró su interés en el conocimiento cuando a su corta edad se sentaba con los conocedores de la ley en el templo, discutiendo y leyendo las porciones de Antiguo Testamento, con sed de dar a conocer lo que su Padre o mentor le reveló en secreto.

La educación es importante para todos; pero lo que realmente es prioritario es que conozcas al mejor educador, a Jesús el Hijo de Dios, abre tu corazón y eleva tu nivel de vida, a cualquier situación Jesús es la solución.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *