BENEFICIOS PARA LA FAMILIA DE DIOS

La iglesia es el lugar donde Dios estableció su familia, y se espera que esa familia haga la voluntad de Él, que se convierte para nosotros en su propósito; por eso para el Señor Jesús era tan importante la obediencia al Padre (Mateo 12:50), y es que para el cristiano la iglesia siempre debe representar el hogar ideal, en el cual hay algo en común y es que andamos en pos de hacer la voluntad de Dios. Pertenecer a la familia de Dios nos trae grandes beneficios que son:

1. Bendición (Salmo 133). Dios alaba al hijo que le busca en la congregación, por algo dice en este Salmo que es allí –en el momento de juntarse para alabarlo-, cuando Él envía bendición y vida eterna. Es en la iglesia donde recibimos sanidad interior. Además la Palabra de Dios dice que no debemos dejar de congregarnos (Hebreos 10:26), porque es allí donde le rendimos total adoración, nos unimos con los hermanos, además le adoramos a través de nuestras ofrendas y le alabamos con el corazón. Así que, dejar de congregarnos hace que perdamos muchas bendiciones.

2. Paz y Bienestar, ésta palabra viene del griego: Eirene, quería decir relaciones armónicas, compañerismo, amistad. En la iglesia es donde puedes encontrar siempre relaciones sanas. Mientras que la palabra paz, significa tranquilidad. Es un lugar de armonía porque allí muestra la presencia de Dios, y es lo que se compara con el “rocío de Hermón”. Por eso es en la congregación donde podemos aprender a relacionarnos con otros y la soledad queda atrás; y la alegría verdadera nos invade por completo.

3. Refugio. En la iglesia te sientes protegido(a), te sientes seguro(a), nada ni nadie podrá perturbarte; además, encuentras un consejo sabio, sin reprocharte; obviamente que en ocasiones escucharás voces que te quieren desalentar de asistir a tu iglesia, quieren hacerte sentir mal y hasta te critican porque ya no quieres sino “estar metido(a) en la iglesia”; y es que es allí donde te identificas con otros jóvenes y te das cuenta que es un lugar de refugio para todos.

4. Oportunidad de formación (Salmo 127:1). En una buena familia, tiene que haber formación, y en la iglesia sí que es cierto que somos formados, Dios quiere que aprendas a comportarte como su hijo y por tanto que le obedezcas y respetes, y también que respetes y honres a tus padres biológicos; por esa razón es en la iglesia donde se forma tu carácter de hijo de Dios. Aprendes a servir con amor y humildad, además, vas conociendo poco a poco, el propósito de Dios para tu vida y conoces los principios de cobertura y honra.

Muchos jóvenes pueden dar ese testimonio que aunque habían sido educados en sus hogares, no obstante la iglesia para algunos complementó su formación, y a otros en cambio los enseñó por completo a ser ciudadanos especiales, formados por el Maestro de maestros, para comportarse luego con la dignidad de un hijo de Dios.

Debemos estar agradecidos con Dios el Padre, por esta familia, porque nos ha enseñado a vivir una vida plena, llena de sus bendiciones, gozo, paz y edificación. Dios que te ha puesto aquí tiene contigo ese propósito especial, para que después de ser restaurado, edificado y formado en Él, hagas lo mismo con otros jóvenes que están fuera sin saber cuál es el propósito para su vida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *