PALABRAS QUE CONSTRUYEN O DESTRUYEN

Hablar bien de los demás se basa en la verdad, y la verdad los hará libres, dijo Jesús.
Hablar bien de los demás es, por lo tanto, una decisión valiente que produce paz en todo ambiente. “No amemos de palabra ni de labios para afuera, sino con hechos y de verdad”, dijo Jesús.
Un par de  buenos de amigos, Samuel y Osbaldo, se encontraron luego de un buen tiempo de no haberse visto. Entonces Samuel le preguntó a Osbaldo: “Hombre, ¿y cómo te ha ido en todo este largo tiempo que no te he visto?” Osbaldo contestó: “Pues muy bien, me casé hace poco y te cuento que tengo una esposa que es un sol radiante en la cocina”.
Entonces Samuel comentó: “¡Tu esposa debe cocinar espléndido!” “¿Espléndido? Mi esposa lo quema todo”, dijo Osbaldo.
Nuestra cultura nos empuja siempre a hablar negativamente de otra persona, aun de los que más amamos. Y aunque lo digamos con un sentido de humor, las palabras negativas siempre causan dolor en quienes recaen.
Sin embargo, la persona de éxito siempre estimula con sus palabras a quienes la rodean, porque las palabras… construyen o destruyen.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *