Resiste aún más

“Someteos, pues, a Dios; resistid al diablo, y el huirá de vosotros.” (Santiago 4:7)

Pedir el discernimiento del Señor para seleccionar las peleas que debemos dar en Su nombre, también es ser valiente, cuando decidimos obedecer a Dios y no actuar por nuestros sentimientos o emociones, sino vivir única y exclusivamente por fe en Su palabra, eso nos hace valientes, ya que no es fácil caminar sin ver el camino, sin saber certera mente cual será el resultado que obtendremos, pero con la convicción en el corazón por  amor a Cristo, en que todo lo que nos es encomendado o mandado por Él será de bendición para nuestras vidas.

Seremos aquellos valientes que quiere Dios no solo por empuñar la espada, sino también por mantener un corazón humilde y dispuesto para seguir las enseñanzas de Cristo, manifestando la gloria transformadora de Dios en nuestras vidas, a través de nuestro testimonio de paz, amor y compasión para con los otros, aún con aquellos que nos hayan lastimado o se hayan levantado en contra de nosotros.

Sólo es necesario que nos arrodillemos ante el trono de gracia de nuestro amado Creador, que abramos nuestro corazón a ser lleno del Espíritu de Dios, que reactivemos nuestra fe y nos basemos en Su palabra, y así ser equipados para dar la batalla del supremo llamamiento, la cual nos dará como resultado alcanzar el mayor premio al que podamos aspirar: la salvación. Pelea un poco más, resiste aún más, que nuestro padre te esta observando con ojos de amor, otorgándote coronas celestiales, las cuales al final serán las que realmente pesen.

Acudamos al Señor con alegría y humildad, gozándonos en cada prueba que Él permita que vivamos, con la mirada puesta en el lugar de honor que nos desea entregar como Sus hijos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *