Felicidad Verdadera

“Y el mundo pasa, y sus deseos; pero el que hace la voluntad de Dios permanece para siempre.” (1 Juan 2:17) 

Pareciese que la felicidad que ofrece el mundo con sus cosas fuese fácil de alcanzar, y en cierto punto es verdad, ya que son instantes de una falsa felicidad, que duran casi que lo mismo o menos de lo que se demoró en llegar. Esta felicidad que ofrece el mundo esta vacía debido a la carencia del Espíritu de Dios en ella, es una felicidad falsa, construida de placeres banales y de la carne que pasan efímeramente para las personas, trayendo consigo destrucción, maldición y vergüenza. Cuando buscamos ser felices nosotros in tener en cuenta la opinión del Señor, iremos por el mundo como ovejas sin pastor, expuestos a todo, y sin las armas para defendernos ni la cobertura del todo Soberano para ser guardados.

Es tiempo de volver a focalizarnos en lo eterno, en lo perfecto, bueno y agradable que nos ofrece el Señor, tener la fortaleza de dar un paso al frente por la causa de Cristo teniendo presente que, la lucha fuerte será aquí, que tal vez no tengamos reconocimientos y placeres acá, pero que un lugar de privilegio nos aguarda con el Padre por la valiente decisión de seguirle, amarle y buscarle incondicionalmente.

No trabajemos entonces por alcanzar la felicidad o la gloria efímera que ofrece el mundo, luchemos mejor, incansablemente por la obra de Dios, para de estar manera hallar gracia delante de Él, obtener Su favor y Su misericordia, y así ganar el más importante de los premios que viene con Su reconocimiento, la vida eterna.

Da una mirada más profunda al propósito de Jesús en tu vida el día de hoy, y agradécele al Señor porque por haberte llamado y tener el regalo de la vida eterna.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *