Entrégate en su amor

“Este había sido instruido en el camino del Señor; y siendo de espíritu fervoroso, hablaba y enseñaba diligentemente lo concerniente al Señor, aunque solamente conocía el bautismo de Juan.” (Hechos 18:25) 

Al transcurrir el tiempo en nuestra vida cristiana, podemos caer en la monotonía debido a que no estamos en constante avivamiento con el Señor y empezamos a hacer las cosas como si fueran normales, como por ejemplo dejar de evangelizar, no asistir a los eventos ministeriales, no participar de los ayunos congregacionales e incluso dejar de asistir a las casas de adoración, permitiendo que se enfríe nuestra fe, y regresemos a movernos únicamente en el mundo natural, perdiendo la convicción en la palabra que nos ha sido entregada por Dios como hijos suyos, de que todo lo podemos en Cristo que nos fortalece, o que mayores cosas, refiriéndose a lo sobrenatural del Señor, podremos hacer en Su nombre.

Es necesario que la obra del Señor se convierta en nuestra mayor pasión, volviendo a el primer amor con Dios cada día, que apreciemos Sus regalos y misericordias cada mañana, para de esta manera se convierta en un estilo de vida que realmente le agrade al Padre, recibir cada vez más de Él en todos los aspectos. Queremos ser llenos del Espíritu, pero no le buscamos lo suficiente, anhelamos ser puentes de milagros en la tierra, pero no vivimos por ello.

De lo que estamos hablando es del poder inagotable de Dios, y eso es algo que Él no le confía a cualquiera, sino por el contrario a Sus hijos más perseverantes, si realmente deseas ser un emisario del Señor en el mundo, ser un representante de Su amor y obra en la tierra, debes estar dispuesto a entregarlo todo, a dar esa milla extra y luego la milla que le sigue a esa, porque los galardones del Señor se le entregarán a todos aquellos que aprendieron a vivir por Él y para Él, sin importar las circunstancias que puedan tener.

Entrégate por completo al Señor, pídele que Su Santo Espíritu se mueva como desee en tu vida, y serás llamado a bendición en todas las Naciones de la tierra.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *