¡Me alegraré!

Si analizamos nuestras vidas, podemos ver que hemos tenido momentos muy buenos, otros no tan buenos, algunos están cargados de dolor, tristeza, momentos difíciles y a veces sentimos que no avanzamos, pero todo esto tiene un propósito de parte de Dios, aunque esa temporada sea corta o larga tiene un fin y al terminar vas a poder ver el respaldo de Dios para tu vida.

Por lo tanto, nuestra actitud en cada etapa de nuestras vidas debe ser de alegría, de gozo, ese gozo que sólo Dios nos puede dar, tener una actitud de agradecerle a Dios por lo que Él está haciendo porque sabemos que a los hijos de Dios todas las cosas nos ayuda para bien, y es con el fin de poder cumplir nuestro propósito de vida, cuando tenemos claro esto podemos estar tranquilos y confiados en Él.

Durante este tiempo es necesario que nuestras vidas estén volcadas en adoración, gratitud y sobre todo oración a Dios, estar muy atentos a lo que Dios estará hablando a nuestros corazones porque de ahí saldrá la guía de parte de Él para que podamos avanzar en esa etapa, poder saber qué hacer y tomar las mejores decisiones departe de Dios.

Rinde tu vida en adoración, deleitate en la presencia de Dios y hoy sonríe porque esta temporada pasará.

Aunque la higuera no dé renuevos, ni haya frutos en las vides; aunque falle la cosecha del olivo, y los campos no produzcan alimentos; aunque en el aprisco no haya ovejas, ni ganado alguno en los establos; aun así, yo me regocijaré en el Señor, ¡me alegraré en Dios, mi libertador!

Habacuc 3:17-18

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *