Vence tu desafío

Lucas 4:1-8

Jesús lleno del Espíritu Santo, volvió del Jordán, y fue llevado por el Espíritu al desierto por cuarenta días, y era tentado por el diablo. Y no comió nada en aquellos días, pasados los cuales, tuvo hambre. Entonces el diablo le dijo: Si eres Hijo de Dios, di a esta piedra que se convierta en pan. Jesús respondiéndole, dijo: Escrito está: No sólo de pan vivirá el hombre, sino de toda palabra de Dios… y le mostró en un momento todos los reinos de la tierra. Y le dijo el diablo: A ti te daré toda esta potestad, y la gloria de ellos; porque a mí me ha sido entregada, y a quien quiero la doy. Si tú postrado me adorares, todos serán tuyos. Respondiendo Jesús, le dijo: Vete de mí, Satanás, porque escrito está: Al Señor tu Dios adorarás, y a él solo servirás.

Tremendo portazo se llevó Satanás -pobre diablo- cuando una y otra vez, el Señor Jesucristo le recordó quién era la autoridad allí. Así comenzó Cristo su ministerio en esta tierra, y aquí el Señor nos da ejemplo cómo y con qué, es que se pone a satanás en su lugar; con autoridad que viene de parte de Dios y con su Palabra que nos muestra nuestro lugar y el del enemigo.

Tenemos que ser conscientes que satanás no se va a cansar de lanzarnos sus dardos; por tanto, no permitas que ese perdedor venga a estorbar tus planes, tu vida, tu salud, tu hogar; el Señor Jesucristo es nuestro máximo ejemplo, recuerda que en ese momento estaba en su carácter de hombre, con las mismas fragilidades nuestras, pero la diferencia la hacía el Espíritu Santo. También el Espíritu Santo es tu Ayudador, a Él acude en todo momento y empodérate de lo que eres, un hijo(a) del Dios Altísimo y estudia permanentemente su Palabra. Bendiciones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *