Hoy será un gran día

Filipenses 4: 11-12

No lo digo porque tenga escasez, pues he aprendido a contentarme, cualquiera que sea mi situación. Sé vivir humildemente, y sé tener abundancia; en todo y por todo estoy enseñado, así para estar saciado como para tener hambre, así para tener abundancia como para padecer necesidad.

Como seres humanos tenemos altibajos, hay días que nos levantamos con ánimo y todo nos sale bien y otros días estamos tan llenos de problemas que no quisiéramos salir de casa. Entonces te preguntas ¿Cómo puedo enfrentar un día que no quiero enfrentar? ¿De dónde saco las fuerzas si las cosas no parecen cambiar? Pablo nos habla sobre estar siempre contentos a pesar de las circunstancias.

Pablo dice que ha aprendido a contentarse; significa que las muchas experiencias vividas le han enseñado que es mejor “ponerle al mal tiempo, buena cara” En realidad si se piensan bien las cosas, hay mayores beneficios estar contentos que amargados. La Biblia dice que el corazón alegre hace ver hermoso el rostro. Los médicos enfatizan que la amargura y las preocupaciones aumentan la posibilidad de enfermarse. ¿Qué prefieres en tu vida? Pablo lo experimentó y lo aprendió: nada le quitaría el gozo del Señor, porque eso es lo que le fortalecía cada día.

Pablo nació en una familia pudiente, vivió gran parte de su vida con las comodidades que su nivel social le otorgaba. Cuando decidió usar sus habilidades, conocimientos para predicar la Palabra, le sobrevino un drástico cambio social y económico. Dependiendo de la generosidad de las iglesias, de su trabajo fue enseñado que cada momento tiene un propósito, uno de ellos fue conocer a Dios que sabe cuales son nuestros deseos y necesidades, por ende supliendo cada una de ellas, Él es bueno y da más de lo que esperamos, Pablo aprendió de la humildad y la sencillez con la que el mismo Jesucristo vivió.

En el transcurso de nuestra vida tendremos días grises y días soleados, Dios nos enseña que hay que vivirlos a plenitud, entendiendo que Él tiene el control de todo. Además como concluye Pablo en esta pasaje: Todo lo podemos en Cristo que nos fortalece

Disfrutar el día de hoy como si fuera el último, comparte con los que más amas, sonríe, alégrate en cada momento de este día.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *